Google
 

Contribuye con "Naturaleza y Racionalismo"

martes, 29 de julio de 2008

El Origen del Pensamiento Religioso

Una pregunta que nos hemos hecho todos al menos alguna vez es la siguiente: ¿Qué implicaciones tiene el pensamiento religioso en las sociedades humanas? Es decir, casi desde que el ser humano hizo su aparición en el planeta existe el pensamiento religioso y mágico.
Pero, ¿cómo nació esta cosmovisión en el ser humano? ¿Qué factores influyeron en la aparición de este conjunto de ideas?
Yo creo que todo se puede resumir en tres fases. La primera fue la fase de asombro y maravilla ante la naturaleza. Hace algunas decenas de miles de años, cuando el ser humano vivía en tribus nómadas y la tecnología se encontraba aún en pañales, la vida transcurría en medio de peligros, muerte y exploración del mundo. Nuestro gran cerebro y nuestra capacidad de razonar y de hacernos preguntas de tipo filosófico aparecieron con nuestros primeros ancestros. La contemplación de la naturaleza empezó por esas épocas. Recordemos que el ser humano no sabía nada de lo que hoy sabemos; es decir, no conocía el funcionamiento de los diferentes procesos naturales ni los mecanismos biológicos, físicos y químicos que rigen a toda la materia. Ellos veían objetos como el sol y las estrellas y sentían un gran asombro y curiosidad; pero no se explicaban qué era lo que veían, ni por qué aparentemente se movía.
Entonces se dieron cuenta de que gracias al sol ellos tenían luz, comida, calor; gracias a él podían realizar sus actividades diurnas, y a la vez, se encontraban regidos por su presencia o ausencia. Al ponerse el sol, la actividad humana se veía reducida y surgían mayores peligros que los que habían a la luz del día.
Así, vieron que todas sus actividades dependían del sol. Y fue así como surgió uno de los primeros dioses: el Dios Sol. Esto pudo haber sucedido con muchos objetos o sucesos naturales: las lluvias, los rayos, los truenos, el mar, etc.
Esta primera etapa de asombro y reverencia llevaron a nuestros ancestros a fabricar explicaciones simples que explicaran tal maravilla, y fue ahí cuando las primeras ideas religiosas surgieron.
De todos modos, no olvidemos que nuestros primos los Neandertales habían desarrollado también un sentido de la religiosidad importante, al enterrar a sus muertos y cuidar sus restos como sagrados. Aunque esto pudo haber sucedido en una etapa posterior a la descrita.
La segunda etapa fue la antropomorfización de los dioses creados a partir de la naturaleza. Hasta este momento se tenían dioses abstractos y dioses materiales: fuerzas naturales y objetos naturales.
Pero luego surgió la necesidad de crearlos a nuestra imagen y semejanza, la necesidad de crear dioses con los cuales pudiéramos comunicarnos y en los cuales pudiéramos depositar nuestras esperanzas y temores: una especie de figura paternal.
Fue así como surgieron los primeros dioses antropomorfos. Dioses que tenían atributos humanos, representados mediante figuras humanoides y con carácter y personalidad definida. Un ejemplo de estos primeros dioses los encontramos en grandes culturas antiguas como la griega, la egipcia, y la hindú. En estas, los dioses representaban a fuerzas de la naturaleza o a algún objeto o animal, pero a la vez, poseían características claramente humanas. Esto surgió mucho antes de las grandes civilizaciones, pero es en éstas últimas en donde se pueden ver dioses más elaborados y acabados conceptualmente. Ejemplos de estos dioses son Anubis (cabeza de chacal y cuerpo de humano), Zeus (Dios antropomorfo que representaba al cielo y al trueno) y Ganesha (el dios con cabeza de elefante y cuerpo humano), respectivamente.
Y una última etapa la constituye la utilización de estos dioses e ideas para manejar el poder militar y del Estado.
Aquí ya podemos ver a minorías manejando grandes masas de gente bajo una religión en particular y bajo las leyes de uno a varios dioses. Esta característica se ha mantenido hasta nuestros días, incluso fundiéndose las tres etapas en una sola ideología.
Como hemos podido ver, estas tres etapas fueron apareciendo sucesivamente en el tiempo, pero una no reemplazó a la otra, sino que fueron añadiéndose a las ideas de la etapa anterior, formando ideas más complejas con el pasar del tiempo y con la evolución y deriva de estas ideas.
Pero algo importante que rescatar de todo esto es el hecho de que la explicación del origen del pensamiento religioso es razonable e históricamente comprobable y evidencia muy bien que Dios o los dioses de cualquier cultura no son nuestros creadores, sino que nosotros hemos sido los creadores de dioses durante miles de años.

7 comentarios:

asimov dijo...

Gracias, Daniel, por tu visita y comentario en mi blog.

Leo el tuyo en la red de blogs ateos.
Por cierto la unión hace la fuerza, contra el misticismo y la superstición, blogs racionalistas y humanistas, como el tuyo.-

salu2.

Daniel Barona Narváez dijo...

Tienes razón Asimov. Muchos dicen que a los ateos solo nos une el hecho de no creer en dios, pero creo que habria que añadir algo más a esa afirmación: también nos une el deseo de establecer el uso de la razón vs la irracionalidad humana y la capacidad de maravillarse ante la naturaleza vs el asombro ante lo sobrenatural.
Un saludo y gracias por el comentario.

asimov dijo...

Te recomiendo:

www.foroateo.com

salu2.

Daniel Barona Narváez dijo...

Ya estaba suscrito Asimov. Gracias de todos modos.
Un saludo.

Gabriela dijo...

Hola Danii!
Interesante lo que escribiste, hace poco encontré un libro que dice exactamente lo que escribiste acá, este texto de hecho pareciera un resumen de eso, pero obviamente esta mucho mas explicado o por lo menos explicado con palabras sencillas (bueno… como vos nos tenés acostumbrados =D)
Me llama la atención como el hombre a lo que no le encuentra explicación la inventa, y además como en esos comienzos tuvieron esa necesidad de crear los dioses ‘de su imagen y semejanza’ para de alguna forma buscar ‘una imagen paternal’.
Bueno Dani, te dejo un abrazo.
Gaby

Daniel Barona Narváez dijo...

Hola Gaby, me podrías decir qué libro es? para darle una revisada. La verdad que lo que escribí en este artículo lo saqué de múltiples lecturas y luego de deducciones acerca del proceso formativo de las sociedades humanas. No pensé que fuera a quedar como si fuera el resumen de otra cosa, jeje.
De todos modos, refleja cómo es que sucedieron las cosas a medida que los humanos fuimos creando sociedades e ideas cada vez más complejas. Ahora que lo dices, hay un documental titulado Zeitgeist en el cual hablan acerca de este tema y muchos otros.
Un saludo.

bocha dijo...

Mi aporte al asunto, abrazos
Felix desde Uruguay

http://findesemana.blogspot.com/2008/12/superman-y-el-tren-fantasma.html

Visitas desde 28 de Mayo de 2010