Google
 

Contribuye con "Naturaleza y Racionalismo"

sábado, 28 de junio de 2008

¿Son Diez los Mandamientos?

Durante nuestra etapa de niñez, cuando asistimos a la educación inicial, nos enseñan que existen diez mandamientos de Dios los cuales debemos cumplir para ganar nuestra salvación. Esta educación continúa, en muchos casos hasta la vida adulta, dependiendo de si el colegio al que uno asiste es religioso o laico, e incluso de si la universidad en la que uno estudia está administrada por sacerdotes o no. Como factor adicional, pero no menos importante, se encuentra el hecho de si existen influencias religiosas familiares o amicales que calen en uno mismo.
Estos diez mandamientos son los que, según la historia contada en el libro bíblico del Éxodo, fueron entregados por Dios a Moisés en el Monte Sinaí.
Los diez famosos mandamientos se pueden agrupar como sigue:

  • Los cuatro primeros se refieren a las alabanzas y sacrificios que los humanos están obligados a realizar en honor a Dios. Es decir, según la Biblia, el mismo Dios pide ser alabado y honrado constantemente, tomando para ello, un considerable 40% de su lista de mandamientos.

  • Del quinto al noveno mandamiento, la cosa es más razonable: Dios pide respetar y honrar a los padres y en adición no matar, ni robar, ni perjudicar a los demás. Este grupo de mandamientos, se puede calificar como razonable. Hasta aquí todo bien. Pero más adelante veremos que llevan algunas cosas ocultas.

  • El décimo mandamiento muestra de manera implícita el machismo y el carácter esclavista de la época y del Dios mostrado en la Biblia. Aquí se menciona no codiciar nada que sea “propiedad” del prójimo. Entre estas propiedades se cuentan a los animales, los bienes inmuebles, y lo más indignante y humillante: ¡la mujer del prójimo y los siervos! Evidentemente, al hacer esta aclaración se puede notar tres cosas: que los mandamientos están dirigidos a un grupo pequeño y no a todos los seres humanos, que los mandamientos están dirigidos exclusivamente a los hombres y no a las mujeres, y que Dios permitía e incentivaba la esclavitud.

Pero si examinamos más detalladamente la Biblia, nos percataremos de que no sólo existen diez mandamientos como todo el mundo piensa. Resulta que el Dios de la Biblia dictó más leyes; cientos de leyes más. Resulta que todo el libro del Éxodo está plagado de leyes que si todos los creyentes conocieran, los dejaría muy probablemente boquiabiertos y sin palabras ante las críticas a la Biblia. Todas son antihumanas y brutales, pero en este artículo examinaremos sólo dos grupos: las denominadas “Leyes sobre los esclavos” y las mal llamadas “Leyes Humanitarias”.

Leyes sobre los esclavos.
Este grupo de leyes se encuentra en Éxodo 21: 1-11. Considero conveniente, dada la probabilidad de que mucha gente desconozca estas leyes, citarlas textualmente a continuación.


  1. Si comprares siervo hebreo, seis años servirá; mas al séptimo saldrá libre, de balde. Si entró solo, solo saldrá; si tenía mujer, saldrá él y su mujer con él.

  2. Si su amo le hubiere dado mujer, y ella le diere hijos o hijas, la mujer y sus hijos serán de su amo, y él saldrá solo. Y si el siervo dijere: Yo amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos, no saldré libre; entonces su amo lo llevará ante los jueces, y le hará estar junto a la puerta o al poste; y su amo le horadará la oreja con lesna, y será su siervo para siempre.

  3. Y cuando alguno vendiere su hija por sierva, no saldrá ella como suelen salir los siervos. Si no agradare a su señor, por lo cual no la tomó por esposa, se le permitirá que se rescate, y no la podrá vender a pueblo extraño cuando la desechare. Mas si la hubiere desposado con su hijo, hará con ella según la costumbre de las hijas.

  4. Si tomare para él otra mujer, no disminuirá su alimento, ni su vestido, ni el deber conyugal. Y si ninguna de estas tres cosas hiciere, ella saldrá de gracia, sin dinero.

Primero que nada, al dictar leyes sobre los esclavos, el Dios bíblico es, admitidamente, esclavista y favorecedor de grupos reducidos de gente. Justo lo que se espera de un dios creado por élites para poder ejercer mejor su poder social, económico y político.
En este grupo de leyes, se permiten varias cosas totalmente inmorales como la compra y venta de personas como esclavos, el machismo imperante a lo largo de toda la Biblia, y la venta y humillación de las hijas propias.
Sólo pensemos en la barbarie e inmoralidad presente en estas pocas líneas bíblicas, por no decir, en toda la Biblia.

Leyes Humanitarias.
A continuación citaré estas leyes como muestra de más intolerancia, brutalidad y sumisión ante las autoridades. Todos estos, ingredientes presentes como una constante a lo largo de toda la Biblia.

  1. Si alguno engañare a una doncella que no fuere desposada, y durmiere con ella, deberá dotarla y tomarla por mujer. Si su padre no quisiere dársela, él le pesará plata conforme a la dote de las vírgenes.

  2. A la hechicera no dejarás que viva.

  3. Cualquiera que cohabitare con bestia, morirá.

  4. El que ofreciere sacrificio a dioses excepto solamente a Jehová, será muerto.

  5. Y al extranjero no engañarás ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto.

  6. A ninguna viuda ni huérfano afligiréis. Porque si tú llegas a afligirles, y ellos clamaren a mí, ciertamente oiré yo su clamor; y mi furor se encenderá, y os mataré a espada, y vuestras mujeres serán viudas, y huérfanos vuestros hijos.

  7. Cuando prestares dinero a uno de mi pueblo, al pobre que está contigo, no te portarás con él como logrero, ni le impondrás usura.

  8. Si tomares en prenda el vestido de tu prójimo, a la puesta del sol se lo devolverás. Porque sólo eso es su cubierta, es su vestido para cubrir su cuerpo. ¿En qué dormirá? Y cuando él clamare a mí, yo le oiré, porque soy misericordioso.

  9. No injuriarás a los jueces, ni maldecirás al príncipe de tu pueblo.

  10. No demorarás la primicia de tu cosecha ni de tu lagar.

  11. Me darás el primogénito de tus hijos. Lo mismo harás con el de tu buey y de tu oveja; siete días estará con su madre, y al octavo día me lo darás.

  12. Y me seréis varones santos. No comeréis carne destrozada por las fieras en el campo; a los perros la echaréis.

Como vemos, estas leyes no tienen nada de humanitarias. En la primera ley se muestra algo totalmente abominable: visos de violación y pago por daños posteriormente. Es decir, la voluntad de las mujeres no importaba un pepino.
En la segunda ley se evidencia la intolerancia religiosa y el asesinato sinsentido. En épocas anteriores, eran considerados hechiceros personas que actualmente sabemos que eran personas de ciencia, o personas que casualmente se encontraban en el lugar preciso y en el momento preciso en que sucedía algo negativo para la comunidad. Estas personas eran, automáticamente acusadas de hechiceros o brujos, y asesinadas por ello.
Luego, a manera de resumen, vemos vanidad, sumisión, esclavitud de pensamiento y mucho prejuicio e ignorancia. Todas estas características provenientes de un hipotético Dios infinitamente bueno e infinitamente sabio (supuestamente).

En fin, como podemos apreciar, no sólo los famosos diez mandamientos no son lo que la mayoría de personas piensa, sino que se contradicen en algunos aspectos con las demás leyes dadas por el Dios bíblico a su pueblo. Es decir, primero se prohíbe matar, pero luego se hacen excepciones. Es como decir “no mates a nadie, pero si alguien te hace algún mal, mátalo en nombre de Dios”.
No mentir o robar es algo que se menciona en los diez mandamientos, pero más adelante la cosa se entiende como “no robes ni mientas a los demás, pero si es en nombre de Dios y es a tus enemigos, hazlo”. De todos modos, la palabra prójimo no significa “todos los seres humanos”, como usualmente pensamos, sino que en la Biblia se refiere a las personas que conforman grupos pequeños, en este caso, el pueblo de Dios. Los que se encuentren fuera de este grupo ya no se consideran como prójimo, por lo que los mandamientos famosos quedan invalidados convenientemente.
Como vemos, todo esto es algo altamente contradictorio y que a la vez puede servir (en verdad, sirve) de justificación para los millones de asesinatos, robos, discriminación y daño cometidos en la actualidad y en el pasado por parte de personas individuales o de instituciones enteras.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que te falta un don que se llama "prudencia" sobre lo que se sabe poco es mejor no hablar... alcanza leer la biblia para hacer un analsis critico y cientifico de esta? NO hay gente que estudia toda u vida la biiblia. Analisa los manuscritos, sus idomas, sus generos literarios, los mementos historicos en que se escribian, los condicionamiento sculturales y hasta ambientales etc etc etc.. hay obroas muy boluminjosas "muchos tomos" escritos sobre 2 o tres versiculos de la biblia... gente que estudia griego hebreo... las distintas hermanueticas, los codices alejandrino o de palestina, los Masoretas y demastextos.... mi prio me decia lo mismo yole dijo ¿a vos te parece que en 2000 años andie leyo lo que vos acabas de leer? es logico que tieene un respuesta que no tieen sentido plasmarla aqui solo te pido prudencia no simpleifiqque lo que es complejo y MUY COMPLEJO.. (obio que para pastoral cualquiera puede leer la biblia)teniendo presente 3 punto sanalogia de la fe,
La unidad de la escritura
Y la tradicion... (estos son puntos para lagente de FE por lo tanto no me parece que hagas un juicio hacias ellos)
soy gaston

Daniel Barona Narváez dijo...

Hola Gastón. Prudente soy, pero crítico también. Y no veo falta de prudencia en opinar sobre temas como este. Yo he leído la Biblia muchas veces y no hace falta que me lea tomos de tomos de otroslibros para saber qué es lo que quieren decir aquí, porque no se trata de "lo que quiere decir", sino de"lo que se dice".
Es como si yo te dijera: Gastón, te voy a matar. Y de pronto vengan diez personas y cada uno interprete mis palabras como quieren y desde diferentes puntos de vista y diferentes contextos. Cada uno tienen la libertad de interpretarme de forma diferente, e incluso de escribir ensayos sobre eso, pero lo que yo he dicho, está muy claro. No habría razón de interpretarlo. Como te habrás dado cuenta, la Biblia es uno de los libros que más confusión ha generado en la humanidad, cuando lo que se esperaría de un libro escrito de Dios para el humano sea lo opuesto: fácil de entender y que no se preste a confusiones y malinterpretaciones. ¿No crees?
Si alguien viene con un libro de biología y te lo da a leer, y luego tu lo interpretas de una forma, tu hermano de otra, tu amigo de otra, un grupo de biólogos de otra y así sucesivamente... sería algo sinsentido, porque el objeto de un libro es esclarecer hechos y explicar cosas. A menos claro, que sea un libro poético y mitológico como lo es la Biblia. Si te das cuenta, la mitología que hay en la Biblia es muy comparable a otras mitologías de la antiguedad, como la Griega, la Egipcia, la Sumeria, etc.
Yo no he leído la Biblia una vez, ni dos, sino muchas. Y durante toda mi vida la he conversado con diferentes personas, entre ellos, pastores y curas de diferentes denominaciones religiosas. Sin embargo, y como es de esperarse, cada uno me daba puntos de vista diferentes. Entonces, dónde está la eruditez y los estudios determinantes que dictan lo que quiere decir la Biblia? Y si los hay, ¿Por qué razón no editan un libro que se llame "La Biblia Editada? o "La Biblia para Dummies?
Lo que dice en muchas partes de la Biblia es muy claro, y lo que yo he analizado en el presente artículo no es la excepción. Revísala bien y verás que dice cosas explícitas y directas, y nada en código.
Yo sé que existen instituciones y miles de personas "estudiándola teológicamente". Pero es como si ahora alguien pretendiera estudiar a la mitología griega desde un punto de vista teológico en el cual se considere todo eso como verdad. De hecho, si sucediera esto último, te aseguro que existiría tanta o más literatura de estudio que la que tiene la Biblia. Además, si te das cuenta, hay una cosa que es muy cierta: las religiones del pasado son la mitología de hoy. Antes los griegos creían tan firmemente en dioses como Zeus, Hera, etc, que la consideraban como religión y los escritos acerca de ella eran agrados. Lo mismo ocurrió con muchas otras culturas. Sin embargo, hoy vemos que es pura mitología.
Por esto, yo considero a la Biblia como un libro de mitología y cuentos populares muy elaborado. Como literatura es buena, pero como verdad no. Muchas cosas de la Biblia se contradicen con los conocimientos actuales en biología, historia, astronomía, física, arqueología, paleontología, matemáticas, etc.
Un saludo.

ALICIA dijo...

creo que para hablar de algo, debes saber de lo que hablas... por si no sabes, esas leyes eran culturales. en la antiguedad se hablaba y existia el esclavismo! no porque Dios lo quisiese sino por la desobediencia del hombre, que todas las cosas fueron agarrando otro rumbo que no era el proposito de Dios para el hombre.
por otro lado, esas leyes fueron caducas, cuando vino Cristo y murio por nosotros (tambien por ti, aunque no lo creas) para que ya no fuesemos esclavos, y ya que te gusta leer biblia lee en Juan 3:16 y juan 8:31 en adelante. La biblia habla de todo y en todos los contextos. que Dios te bendiga y con su sangre preciosa, rompa el velo y puedas ver las grandes maravillas que tiene para ti.
saludos

Daniel Barona Narváez dijo...

Alicia, antes de hablar (o de escribir), me he preocupado de leer bien gran parte de la biblia y varios documentos de diferentes religiones.
No se si te habr{as dado cuenta, pero en la Biblkia dice exactamente que esas leyes fueron dadas por Dios a Moisés, así que no se mencionan como simplemente "culturales" como tu dices, sino que eran la misma palabra de Dios.
Creo que no es muy bueno ni habla tan bien de muchas personas creyentes el defender las partes de la Biblia que son moralmente correctas de acuerdo a nuestro juicio, y tildar lo que no nos parece como leyes o costumbres "culturales".
El dios bíblico dice en muchas partes cosas terriblemente inhumanas, inmorales, genocidas, etc. Y eso del plan que fue cambiado por Jesús no lo creo tampoco. Y la razón es, entre muchas cosas, por el simple hecho de que si Dios era tan indeciso y cambiaba de parecer a cada rato, o no sabía qué iba a suceder, entonces no era un dios todopoderoso; técnicamente no se podría hablar de un dios siquiera.
La realidad es que la biblia es una serie de tradiciones sincréticas provenientes de diferentes culturas y modificadas a lo largo de la historia por diversos motivos, entre ellos, motivos políticos y militares (ver Concilio de Nicea, Constantino, Concilio de Trento, cruzadas, imperios que salvaguardar, reyes que proteger y mantener en el poder, etc, etc, etc...etc.)

Ah y muchas gracias por tu comentario y por tus buenos deseos de que me salve (aunque yo no creo que exista tal cosa).

Un saludo.

Visitas desde 28 de Mayo de 2010