Google
 

Contribuye con "Naturaleza y Racionalismo"

miércoles, 29 de octubre de 2008

Zeitgeist.

Zeitgeist es un documental de tres partes: la primera explora el parecido entre diferentes personajes mitológicos y el Jesús de la Biblia, así como una explicación de cómo es que surgieron tales semejanzas entre dichos personajes en relación al calendario astrológico conocido desde tiempos antiguos. La segunda parte trata del fraude del 11-S y cómo se conspiró y se engañó a la gente dando información falsa, todo para el beneficio económico de unos pocos. La tercera parte trata sobre cómo se manipula a toda una nación y se arman guerras intencionadas con el fin de
enriquecer a pequeños grupos de magnates.
Bueno, aquí les dejo los links para ver el documental en línea en google video con subtítulos en español:
.
Parte 1.

Parte 2.

Parte 3.
.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Naturalismo y Sobrenaturalismo

El naturalismo es la concepción del mundo que afirma que la realidad está constituida exclusivamente por entidades naturales, y que los procesos que ocurren son naturales y legales. Es decir, afirma que no existen espíritus (dioses, demonios o fantasmas), ni eventos tales como los milagros.
El sobrenaturalismo es, obviamente, la concepción opuesta. Afirma que existen entidades y procesos sobrenaturales, lo cual es compatible con la religión y un montón de creencias populares.
Puesto que naturalismo y sobrenaturalismo son concepciones del ser humano, existen dos grandes clases de individuos en lo que a la concepción del mundo respecta: naturalistas y sobrenaturalistas, y una tercera clase, la de aquellos que no toman partido por ninguna de las posturas citadas, porque simplemente no les interesa. Quien afirma “no creo en las brujas, pero que las hay, las hay”, o “creo en Dios pero no en el milagro de la concepción de su hijo” caen en esta categoría, (mas allá del carácter circunstancial o humorístico que puedan tener estas expresiones). No se detienen a pensar acerca de las incoherencias y contradicciones que estas afirmaciones implican si se toman seriamente. Simplemente no asumen una decisión acerca de estas cuestiones fundamentales acerca del Ser y el Devenir.
Caso distinto es el del naturalista genuino. Éste aspira a adoptar una profunda convicción filosófica acerca de cómo es y funciona el mundo. Toma una decisión. Lo mismo vale para el sobrenaturalista genuino.
Tanto para el naturalista como el sobrenaturalista, (genuinos), no existen medias tintas: se cree o no en la magia, se cree o no en espíritus, se cree o no en milagros, se cree o no, no se cree a medias.
Para el individuo naturalista, las preguntas nunca se agotan, y jamás se encuentran todas las respuestas, (o respuestas definitivas). El proceso de su cuestionamiento es, por así decirlo, infinito, no tiene retorno. Por eso tiene la capacidad de ampliar su conocimiento. Ante un hecho inexplicable, no afirma tener la razón, sino que exige que se busquen explicaciones naturales. Nunca renuncia a esperar que los procesos puedan explicarse en base a la postura ontológica que ha asumido. El naturalista es, por naturaleza, crítico, indagador y aferrado a la razón, y, por supuesto, valora el conocimiento obtenido científicamente.
El sobrenaturalista, si bien puede asociarse en algunos casos a individuos “cultos” y estudiosos, (caso de los teólogos), asume otra actitud. En cierto nivel del análisis de la realidad, renuncia a pensar, afirmando que la capacidad de la razón ha llegado a un límite y aceptando por tanto la existencia de entidades y/o procesos sobrenaturales, (como en el caso de las supuestas “curas milagrosas” o “milagros divinos”). Se sume en el irracionalismo, aún ante las más contundentes evidencias científicas o del sentido común que puedan refutar sus afirmaciones. Paradójicamente, y como lo muestra la historia, puede tratarse del individuo más instruido que podamos imaginarnos, o el que más enciclopedias haya leído, pero esto no cambia su condición: es un conformista intelectual. En efecto, ante lo incomprensible, se limita a afirmar que la razón humana es insuficiente para abordar el conocimiento de ciertos aspectos del ser y el devenir. Y de esto concluye que “hay que creer en algo sobrenatural”. No acepta el reto de esforzarse por intentar comprender el mundo objetivamente, de tratar de averiguar cómo y por qué ocurren las cosas.
Opino que el naturalismo supera al sobrenaturalismo, ¿en qué sentido? Paso a exponer al menos dos razones:
-a) La postura sobrenaturalista conduce a la decadencia intelectual y al irracionalismo. El sobrenaturalismo, siendo muchísimo mas antiguo que el naturalismo, no ha hecho más que frenar el avance del conocimiento humano. En particular, los dogmas religiosos históricamente censuraron el pensamiento crítico, (piénsese solo en Galileo, Kepler o Giordano Bruno). El sobrenaturalismo ha quedado reducido a la creencia ciega (la fe), a la domesticación de cerebros, a la persistencia de fantasías cada vez más difíciles de sostener a la luz de los conocimientos actuales, tal como la supuesta vida eterna, al conformismo de aceptar “misterios” inaccesibles a la razón. Ahora bien, ¿por qué persiste?, he aquí algunas posibles razones (que solo me limitaré a mencionarlas aunque merecen un análisis detallado):
- la aceptación de dogmas e inculcación de los mismos a través de generaciones, caso de las religiones.
- la ignorancia y especialmente el desconocimiento de los fundamentos filosóficos de la ciencia (y la técnica).
- la deficiencia educativa en lo que respecta a la promoción del pensamiento crítico, en oposición al pensamiento mágico y místico.
-b) El sobrenaturalismo, en cuanto cuerpo de ideas que puedan servir para algo, quedó rezagado respecto de la evolución de la cultura humana. En efecto, desde el punto de vista pragmático, no se conoce ningún logro práctico fundado en la creencia en espíritus, almas o fantasmas, ni ningún descubrimiento de alguna pauta de la naturaleza que nos permita dominarla (al menos parcialmente). Por el contrario, el naturalismo estimula y promueve el desarrollo de la Ciencia y la Tecnología, cuyos logros están a la vista.
Terminemos. He expuesto mi opinión. ¿Cuál es la suya amigo lector?
.
Artículo escrito por Aldo G. Giuliani de Argatea.

martes, 14 de octubre de 2008

Los Eventos “Sobrenaturales” y su Explicación Natural

Existen muchos acontecimientos en la vida diaria de las personas que pueden resultar sorprendentes e incluso perturbadores; situaciones que aparentemente constituyen eventos sobrenaturales.
Ejemplos de esto son coincidencias asombrosas como: Encontrarse o recibir la llamada de alguna persona momentos después (pueden ser horas o días) de haber pensado en ella o soñado con ella; encajar perfectamente con lo que dice nuestro horóscopo; conocer a una persona especial con la que compartamos la misma fecha de cumpleaños, etc.
Aparentemente no hay explicación racional y natural ante estos eventos, pero en muchas ocasiones nos dejamos llevar por nuestro asombro inicial y hacemos a un lado (quizás inconscientemente o quizás porque pensamos que buscar una explicación natural al asunto le quitaría la gracia) nuestra capacidad de investigación y de pensamiento escéptico. Tan sólo utilizando estadísticas básicas nos daremos con que los eventos que nos parecen sobrenaturales son muy probables de ocurrir por medios naturales. Por ejemplo, el etólogo y biólogo evolucionista Richard Dawkins habla acerca de esto y muestra con ejemplos muy claros y más asombrosos aún que la misma explicación sobrenatural, en un capítulo de su libro Destejiendo el Arcoiris. En uno de sus ejemplos, calcula que en una habitación en la que entren 23 personas al azar, existe una probabilidad de más del 50% (51% para ser más exactos) de que al menos dos personas compartan la misma fecha de cumpleaños. Luego compara este ínfimo número con la población de Inglaterra, por ejemplo, que llega a algunos millones de personas, y muestra que es altamente probable encontrarse con personas que compartan nuestra fecha de cumpleaños. Y así para cada situación y evento de nuestra vida. Mientras más vivimos, más grande se vuelve el acervo de experiencias y, por lo tanto, más posibilidades tenemos de encontrarnos ante una situación aparentemente sobrenatural.
Y sumado a esto, puedo agregar que el ser humano tiende a buscar patrones donde no existe nada y tiende también a resaltar eventos cuya explicación no es tan aparente dentro de un conjunto de experiencias, para convertirlos y etiquetarlos como sobrenaturales.
De todos modos, más maravilla y más satisfacción existe en buscar este tipo de explicaciones naturales antes que apresurarnos a admitir el carácter sobrenatural de cualquier evento que nos pueda ocurrir. Y para ello tenemos una poderosa herramienta: la ciencia y el pensamiento escéptico.

miércoles, 1 de octubre de 2008

Pensar Por Ti Mismo

A continuación les dejo una composición que escribí hace unos días, en un momento un poco tristón (de los poquísimos que tengo en la vida). Ahora la leo y veo las cosas un poco más simples, pero aun así es bueno analizar lo que pensamos cuando nos sentimos no tan bien.


Pensar por ti mismo,
Darte cuenta de que lo que piensa la gente no es real,
Entender los fenómenos naturales un poco mejor que los demás,
Indagar y analizar todo lo que existe y lo que se afirma…

Qué maravilla es poder hacer esto,
Qué libertad se siente poder construir tu propio pensamiento, tus propias ideas, en base al análisis racional de la naturaleza,
Qué gratificante es poder entender cada día más el cosmos (y cada día saber que aún nos falta mucho por recorrer)…

Pero como todo en la vida, existen desventajas y sinsabores,
Las personas que uno ama, los que te rodean, te ven diferente,
Te ven diferente por pensar diferente, por ser curioso, por ser parte de una minoría,
Tal parece que a veces pensar como las masas es más razonable que no hacerlo…

Dar a entender tus ideas y ser a la vez parte de una minoría es sinónimo de absurdo,
Pensar por ti mismo es sinónimo de herejía y arrogancia,
Y plasmar tus ideas en la vida, es considerado peor aún,
Pero cuando un dogmático lo hace, es visto como parte de la cultura y parte de la tradición…

Tradiciones van, tradiciones vienen, pero solo son pasajeras,
Lo inmutable no existe, así como tampoco lo inescrutable,
Las costumbres milenarias no son sinónimo de verdad,
Lo más probable es que lo novedoso esté más cercano a la verdad…

¿Cómo hacer si eres parte de una minoría y los que amas piensan opuesto a ti?
¿Persuadirlos? ¿Destruir sus ideas de años? ¿Convivir con tales diferencias? ¿O dejar que destruyan las tuyas?
Lo más sensato es elegir la convivencia pacífica, aunque es en extremo difícil,
El camino no lo conozco, pero solo sé que vivir en un mundo mejor es lo que anhelo.

El Círculo de la Verdad




Visitas desde 28 de Mayo de 2010