Google
 

Contribuye con "Naturaleza y Racionalismo"

miércoles, 1 de diciembre de 2010

La Falacia del Libre Albedrío en la Biblia

La idea ampliamente difundida en la comunidad cristiana acerca del libre albedrío es que Dios nos da a elegir las acciones que vamos a realizar y nos da libertad para escoger lo que queramos en nuestra vida. Sin embargo, según la Biblia, Dios nos da a escoger entre una de dos opciones: o estamos con él (y seremos salvos) o no estamos con él (y seremos condenados). Ejemplos de esto los podemos encontrar en todos los libros de la Biblia actual: Gn 2: 16-18; Gn 6: 12, 13; Gn 26: 2-5; Éx 1: 16-21; Éx 9: 1-6; Lv 5: 14-19; Lv 26: 1-46; Nm 14: 26-37; Nm 33: 50-56; Dt 4: 1-4; Jos 7: 10-12; Jue 2: 1-4...). Estos pasajes son evidencia de que el Dios bíblico solo da dos opciones, de las cuales una es la correcta.
Pero el concepto del libre albedrío es totalmente incompatible tanto con lo que el mismo Dios plantea en la Biblia, como también con el concepto de “plan divino”. Si existe un plan divino, en el cual todo está predestinado por Dios, entonces el libre albedrío es solo una mera ilusión: una ilusión de tener libertad de opción, porque nuestras decisiones ya están predestinadas por Dios.
Sin embargo, la incompatibilidad entre el concepto de libre albedrío y lo planteado por el Dios de la Biblia me parece aún más importante, porque mucha gente basa gran parte de sus creencias religiosas en el concepto de libre albedrío como muestra de la bondad de Dios, cuando lo que vemos en el mismísimo libro que todos los cristianos defienden es totalmente lo opuesto.
¿Cómo puede ser que la gente argumente que el Dios bíblico es bueno y que hay que leer la Biblia misma para ser testigos de ello? Y no creo que alguien niegue que esto es así, porque sino, ¿de dónde han sacado su idea de Dios los cristianos, sino de la Biblia? Me pregunto si la mayoría de cristianos ha leído la Biblia en su total extensión, o al menos algunos fragmentos (que es lo que se necesita para darse cuenta de que se trata de un libro de mitología).
¿Cómo puede ser que un personaje al que se le atribuye poder, sabiduría y bondad infinita pueda crear a otros seres sin ninguno de esos poderes y que los confine a un mundo en donde, o se hace su voluntad o se hace su voluntad? Toda la Biblia es un compendio de leyes y órdenes de Dios hacia sus “hijos” los humanos. Y este compendio va acompañado de historias de pueblos o personas que no cumplieron esa ley, por lo que la solución era una sola: destruirlos.
Si tomamos en cuenta las enseñanzas de la Biblia y de las diversas iglesias cristianas, entonces caemos en una profunda contradicción lógica – o falacia – en la que dos ideas chocan de manera irreconciliable. No puede existir una libertad de opción, cuando un supuesto dios que lo rige todo tiene un lugar para los que decidieron “bien” y otro para los que decidieron “mal”. Es como que un padre le diga a su hijo:

“Hijo, si quieres puedes salir a jugar a la calle; como tu gustes… pero si sales estarás castigado de por vida, y si te quedas todo estará bien. ¿Qué decides?”.

Obviamente algo así sería un acto malvado e inmoral, por decir lo menos.

8 comentarios:

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Muy buen punto, y excelentemente bien ejemplificado.

Saludos.

Joss dijo...

El hecho de que tenemos libre albedrío no significa que no existan consecuencias.

El infierno, por ejemplo, no es algo deliberado: la gente va al infierno porque decidió dañar a otros o a sí mismo, porque decidió hacer el mal.

Este artículo confunde la libertad de elegir con las consecuencias. Los creyentes creemos que existe un camino, un plan divino, pero podemos escoger otro camino y sufrir las consecuencias de esa elección.

Anónimo dijo...

por fin alguien que verdaderamente ha entendido la Biblia, que para mi es conjunto de leyes e historias inhumanas, que para lo único que han servido es para asustar a la gente y controlar sus mentes.

Está comprobado que la biblia fue modificada por Constantino I, no obstante la Iglesia lo considera un Santo.
La biblia es muy contradictoria, contiene cosas muyyy incongruentes con la realidad y goza de mucha fantasía.

Utilicemos la razón y matemos la ignorancia!!!!

Anónimo dijo...

La Iglesia es un ente que nace por una cuestión política, más no por una cuestión espiritual. Bien lo decía Napoleón Bonaparte "¿como mantienes ocupada a la gente?, dándoles religión".

Sin embargo XV siglos después de que la biblia fue mandada a hacer, la gente sigue creyendo todo lo que dice, ya que es más fácil creer que leer y tener un espíritu de análisis.

El libre albedrío y otras cosas que maneja la biblia, es como si un padre dijera a su hijo:

Afuera te espera un flamante Ferrari, pero si lo usas me voy a enojar y te irás al "infierno"!

Anónimo dijo...

Cosntantino es el fundador y socio mayoritario de la empresa denominada "Iglesia, S.a. de C.V."

Ojalá y te cargue el carajo Constantino, fuiste el mismo pedazo de estiercol que Hitler

Anónimo dijo...

es increíble encontrar gente que cree que el infierno existe, para mi el infierno está en la Tierra, y es derivado de nuestros propios actos, más no por un castigo divino!

Anónimo dijo...

No todos los cristianos creemos en el libre albedrío.
Los protestantes de teología calvinista acertadamente señalan que la naturaleza humaan está depravada totalmente, es decir, afectada por el mal. La Biblia señala que todos están MUERTOS espiritualmente (es decir, separados de Dios) y que todo ser humano lo único que merece de Dios es la condenación.
Aquí viene lo interesante: Dios escoge a un grupo de personas a las cuales les da su beenvolencia (gracia) y obra en ellos (ver Romanos 8:28 al 30)
En Isaías está el gran propósito: para GLORIA SUYA ha determinado el curso de las cosas y a las personas que Él ha salvado.
El ser humano no es libre, bien dices, pero igual es responsable ante Dios, no por su capacidad de hacer bien o mal, sino porque Dios ordena que el ser humano debe obedecer. Porque Dios es SOBERANO y hace según SU VOLUNTAD.
Por bondad divina se entiende lo siguiente: Por definición, el único bueno es Dios (moralmente, no hay estándar igual o superior a Él), por tanto, todo lo que Él hace es BUENO. Hasta la muerte de Cristo fue considerada buena por el Padre (lee Isaías 53).
Los que creen en que el libre albedrío ayuda a que el hombre se salve (sinergistas) nos critican a los que creemos que sólo Dios salva (monergistas) con los mismos argumentos que tú utilizas en la entrada. Ellos son peores en las críticas, porque rechazan lo que la Biblia dice, mayor pecado hay en ellos.
La Biblia dice que la voluntad humana es esclava del mal, por eso, todo lo que hace el ser humano, hasta las obras de caridad, están afectadas por el mal, como diría la Biblia, nuestra justicia (es decir, la manera de parecer buenos ante Dios)es como trapo inmundo, porque éstas no glorifican a Dios.
Por ahí está la clave, es una razón escritural y no motivada por los emocionalismos.

Saludos y Soli Deo Gloria!

Eric

Anónimo dijo...

"El ser humano no es libre, bien dices, pero igual es responsable ante Dios, no por su capacidad de hacer bien o mal, sino porque Dios ordena que el ser humano debe obedecer." Disculpa, pero no entiendo. ¿Cómo puede alguien que no es libre de sus actos ser responsable por ellos?. Además, según lo que dices, el ser humano así se esmere por hacer el bien siempre, no sirve de nada, porque su actuar está afectado por el mal. Así que según eso da lo mismo llevar una vida como asesino o dedicarla a ayudar a los demás, de todos modos está mal hecho y sólo dios escoge a quien salvar. Te pregunto, ¿si dices que todo lo que hace dios es BUENO, porque el hombre no lo es?

Saludos

Visitas desde 28 de Mayo de 2010